» Historia de la causa

Historia de la causa

Los Procesos de Canonización de Francisco y Jacinta Marto se introdujeron por el Obispo de Leiria, D. José Alves Correia da Silva, en 1952. En dicha época, fue nombrado Postulador el Canónigo João Pereira Venancio que daría inicio a los dos Procesos.

La primera sesión de los Procesos diocesanos para el estudio sobre las virtudes de los pastorcitos se realizó el 30 de Abril de 1952, habiendo concluido el 2 de Julio de 1979 y el 3 de Agosto de 1979, para Jacinta y Francisco, respectivamente.

El Canónigo João Pereira Venancio fue, eventualmente, nombrado obispo en 1954, y asumió la Diócesis de Leiria en el 1958. Consecuentemente, en 1960, el mismo nombra al Padre Luis Kondor, SVD, como Postulador de las Causas de los dos pastorcitos, cargo que el sacerdote húngaro ocuparía hasta el 2009, año de su fallecimiento.

En 1979 los Procesos fueron entregados en Roma, y en ese mismo año, el P. Paolo Molinari, SJ fue nombrado Postulador in urbe y el P. Luís Kondor, SVD, Postulador extra urbem. Después de un largo debate sobre la posibilidad de la espiritualidad de un niño alcanzar la madurez de la fe – puesto que, hasta aquel momento, solo se canonizaban niños cristianos que hubieses sido mártires –, la Congregación para la Causa de los Santos emite un parecer sobre la «idoneidad de los adolescentes para el ejercicio heroico de las virtudes y del martirio», en el cual se mostraba favorable la posibilidad de canonizar niños con uso de razón.

Con dicho parecer favorable, las Positio sobre las virtudes de Francisco y de Jacinta fueron sometidas y presentadas a la Congregación para la Causa de los Santos en 1988. El 13 de Mayo de 1989, Su Santidad Juan Pablo II  decretó solemnemente la Heroicidad de Virtudes de los Siervos Francisco y Jacinta Marto, concediéndoles el título de Venerables.

El 22 de Junio de 1999 fue aprobado un milagro de cura por la intercesión Francisco y de Jacinta, abriéndose de este modo la  Beatificación de ambos a través de un mismo proceso. El 13 de Mayo del 2000, año jubilar, el Papa Juan Pablo II, en Fátima, beatificó a Francisco y a  Jacinta. La historia de la Iglesia testimonió así, por primera vez, la beatificación de niños no mártires de tan corta edad (Jacinta fallece con 9 años y su hermano con 10).

El 1ro de Noviembre de 2009 fue nombrada Postuladora extra urbem la Hna. Ángela de Fátima Coelho, asm. El 22 de Junio de 2012, es nombrada Postuladora in urbe. El trabajo de la causa continúa, esperando un nuevo milagro conduzca a la canonización de Francisco y de Jacinta.